Gatos Viejos

Por Fran.-

Desde que tengo memoria, los gatos han sido mis animales favoritos. Lamentablemente cuando pequeña vivía en un departamento y mi madre no permitía mascotas, salvo aquella vez que ella misma llevó un pollo. Sí un pollo, el que vivió por una semana en nuestro balcón. Fue mi primera mascota, al menos eso pensaba hasta que lo vi convertido en pastel de choclo. Sobra decir que ese día no comí y llegué a pensar que mi madre era la mujer más malvada sobre la faz de la tierra.

Años más tarde, superada esa traumática experiencia infantil, nos mudamos a una casa con patio y jardín. “¡Al fin tengo la oportunidad de adoptar un gatito!” le dije a mis padres. Sin embargo la primer vez no fue muy exitosa, ya que el Arrayán (nombre de mi primer felino) fue vilmente envenenado quién sabe por qué y por quién. Pero me consta que mi madre aquella vez nada tuvo que ver.

Tiempo después adopté a la Tami. Desde entonces han pasado 15 años y hoy mi dulce gatita es una anciana con todas sus mañas.

Cuando prácticamente has crecido con tu gato, cuesta dimensionar que no llevan el mismo ritmo de vida que uno y lo más seguro es que lo veas morir. Además sus signos de vejez en principio no son muy claros hasta que comienzan a manifestar ciertas dolencias y el veterinario te sentencia lo que por años no has querido ver: tu gato es adulto, pero adulto mayor.

Hoy veo a muchos de mis amigos tener gatos en sus casas y departamentos. Hay quienes comentan que está de moda, que es la tendencia del mundo moderno por lo independiente y limpios que éstos son. Sin embargo, sea cual sea la razón, es importante tener presente ciertos cuidados -ojalá desde cachorros- para que puedan llevar una vejez digna. Por ejemplo, cepillando sus dientes de vez en cuando, ya que los felinos suelen tener gingivitis, lo que les dificulta comer e incluso llegar a perder dientes. Si lo ves babeando, tiene mal aliento y se demora mucho en terminar su platito de comida, es hora de preocuparse porque lo más probable es que tenga sus encías muy infectadas.

En cuanto al pelaje, si este se ve opaco, bota mucho pelo y comienza a tener motas, o bien son parásitos (se recomienda desparasitarlos 3 veces al año y de paso a tí también), o bien no tiene la misma energía que antes para asearse. Generalmente esto se ve en gatos muy viejos (entre 15 y 20 años) que comienzan a manifestar demencia senil. Al igual que los humanos, algunos felinos pueden desarrollar esta enfermedad que sólo se detecta bajo síntomas muy agudos como es la desorientación, olvidar el lugar donde come, donde toma agua o hace sus necesidades.

También es importante conocer cómo está su riñón, ya que las enfermedades renales crónicas son de las más comunes en los felinos al igual que la artrosis. Para todo lo anterior, una buena alimentación es vital, siempre adecuada a su edad y necesidades, pues no es lo mismo un gato que vive en un departamento a uno de casa, donde al menos puede subirse a la pandereta a mirar lo que está haciendo el vecino. Típico de gato.

Cabe decir que tener una mascota, sea cual sea, es una gran responsabilidad y que no sirve sólo quererlos. También es importante cuidarlos, ayudarlos y enseñarles cosas que van a hacer más fácil su vida y también la tuya, para que así, como en la película Gatos Viejos -protagonizada por la gran Bélgica Castro- no lleguemos a una relación incomprendida entre padres e hijos.

20150818_113640

Tami en una mañana de sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s