Las dificultades de la crianza compartida – Capítulo 1: Mudadores

Por Maca.-

Como muchas veces en nuestro país, las intenciones de ser modernos nos quedan chicas. Y en el caso de la crianza compartida, por muchas ganas que tengan los papás de participar activamente, a veces es impracticable. Tengo al respecto varios ejemplos, pero quise partir por uno práctico: los mudadores.

papa-mudando-326x300
Imagen programa Chile Crece Contigo

 

Para quienes tener un hijo no significa cumplir arresto domiciliario y seguimos haciendo una vida “normal”, sabemos que la existencia de un lugar apropiado donde cambiarle el pañal a un bebé no es un ítem que pueda pasarse por alto. Lamentablemente, resulta que encontrar restaurantes o cafés que tengan un espacio para mudar es difícil. Y encontrar uno en los baños de hombre es prácticamente imposible.

Cuando descubrimos esta realidad realmente me emputecí: ¿Qué pasa si mi pareja quiere salir solo con SU hijo? ¿Acaso nuestro hijo no puede salir solo con su abuelo, tío, etc.? ¿Y si el papá efectivamente está criando solo o simplemente la mamá tenía otra cosa que hacer? Para nuestra sociedad, estas posibilidades o no existen o creen que en esos casos el pobre bebé se tiene que aguantar el pañal cagado.

Si tuviera que llevar la cuenta, diría que la mitad de locales visitados en estos meses (17) no posee mudador ni siquiera en el baño de mujeres. De hecho, muchas veces, nos hemos visto cambiando a mi hijo entre los dos, haciendo malabares en el aire, en uno de los baños (generalmente en el de hombres). Por supuesto, si sólo la mitad de los lugares tiene un mudador, olvídense de que éste se ubique en el baño de hombres o en el baño de discapacitados o en un sector donde pueda ingresar libremente un hombre sin cara de espanto de algunas mujeres.

Creo que la reflexión final, no va en que no existan mudadores en los baños de hombres, si no que existan diferencias de género en los servicios higiénicos. Nadie en su casa tiene un baño para hombres y uno para mujeres. Mal.

La experiencia de la sala de lactancia libre acceso del Costanera Center:

Caso aparte son los malls, donde a veces sí existen mudadores de libre acceso. Aplausos para ellos. Abucheos al Costanera Center, que hasta hace poco se jactaba de tener una sala de lactancia con mudador incluido de libre acceso. Por este acogedor espacio, se habían transformado en nuestro lugar favorito para hacer trámites o compras.

Pero resulta que hace un tiempo le negaron el acceso a mi pareja, porque “algunas mamás se sentían incómodas dando pecho cuando había un hombre cerca”. A esas mamás que siguen pensando que la lactancia es algo de lo que avergonzarse, deseamos que ojalá sus hijos no crezcan con los mismos prejuicios y diferencias de género que ustedes. Una pena, porque por esta falta de amplitud de mente, estropearon un lugar donde realmente se podía poner en práctica la crianza compartida.

6d9065ffa1da7e2b22fae3b799df0e63
Los mudadores portátiles pueden ser muy útiles, pero muchas veces los baños -de hombres y mujeres- no poseen un espacio donde apoyarlos.

Anuncios