Pañales desechables y reutilizables: pro y contras de nuestra experiencia

Por Maca.-

¿Sabían que el primer pañal utilizado -hace más de 70 años- todavía existe (o parte de él) en algún lugar del planeta? Lamentable y un asco, si pensamos que es la única opción cuando se tienen hijos. Pero eso es mentira. Hay otra opción y es la misma que usaron con nuestras mamás e incluso ellas con algunos de nosotros: los pañales de tela reutilizable. Hoy quiero contarles nuestra experiencia y conclusiones con ambos tipos de pañales.

Aquí nuestra experiencia tras un año y ocho meses de usar, tanto los pañales desechables como los reutilizables y los pro y contras:

_4620818_orig1.- Cuando estábamos esperando a Clemente, optamos por comprometernos e invertir por un pack de 21 eco pañales (que son todos los que necesitarán durante el período que tu hijo use pañales). Compromiso e inversión no son verbos al azar: la inversión inicial es de alrededor de $180.000 pesos, cifra no menor entre los varios gastos cuando nace un hijo. Pero claro, esto se recupera en unos meses, si calculamos $9.000 (aproximado) semanal por un paquete de pañales desechables y si pensamos en que los bebés usan por al menos 24 meses pañales…Ok. Primer punto para el pañal de tela.

2.- Por supuesto, nuestra decisión tuvo que ver con nuestra visión de aportar con nuestras acciones en favor del medio ambiente. Y, en este sentido, los pañales desechables pierden de nuevo el duelo por ser lo menos ecológicos que existe. Segundo punto para el pañal de tela.

20141203_181350
Cuando los bebés empiezan a comer, limpiar un pañal de tela ya no es tan sencillo. Pero darle el ejemplo a tu hijo del cuidado al medio ambiente vale más.

3.- La palabra compromiso toma sentido cuando pensamos que esos pañales sucios (y cuando los bebés empiezan a comer son realmente asquerosos) no se limpian solos. Con uno desechable, mudas y a la basura. Medio punto para el desechable, porque es bien simplista creer que la basura desaparece mágicamente de nuestro planeta. Bueno, la tarea en el caso de los pañales de tela es: mudar, sacar el absorbente y enjuagar ambas partes con la ducha teléfono para eliminar los restos. Nosotros juntábamos en una bolsa sellada los de un día y medio y se iban a la lavadora (nunca tan sacrificados para lavar uno a uno a mano tampoco). Aparte de necesitar un poco de tiempo extra en cada muda y comprometerse a lavarlos, eso es todo lo que requieres para no generar basura no reciclable en cada muda. Otro punto para el pañal de tela. 

4.- Tiempo de absorción: acá gana sin discusión la tecnología. Un pañal de tela debe ser cambiado cada 3 horas, mientras uno desechable puede contener hasta por 10 horas.  Punto para el pañal desechable. Aunque, ojo con los niños de pieles sensibles: si bien los pañales de tela no prometen 12 horas de absorción -como las marcas de desechables sí lo hacen-, el material de contacto con el poto de la guagua es natural y, por ende, las posibilidades de alergias y/o coceduras es mucho menor. Ya van cuatro puntos para el pañal de tela.

 ¿Y por qué si alabamos tanto los de tela también usamos pañales desechables?

20150620_194521
Después de 12 meses tuvimos que pasarnos a los desechables y hoy estamos a “medio tiempo” con los de pañales de tela.

Bueno, porque no todo es blanco y negro, y la crianza nos ha enseñado que a veces hay que ceder a nuestros planes. Cuando Clemente cumplió un año -pleno invierno- pasó un período en que los pañales de tela se pasaban a cada rato. Derrotados, pensamos que se nos echaron a perder y partimos a comprar desechables. Pero tampoco funcionaron por un tiempo.

Tras un mes difícil, encontramos una marca de pañales desechables que funcionó y la comodidad de que los tres pudiéramos pasar la noche sin que se pasara el pipí o evitar coceduras, nos vino como anillo al dedo. Además, justo tuvimos que cambiar a nuestro hijo de sala cuna y en ésta no estaban dispuestos a aceptar juntarnos los pañales sucios del día. (Eternos agradecidos de las tías de Sala Cuna Ensueño que sí se daban el tiempo y con cariño aceptaban a estos papás con sus ideas “hippies”).

Nueva sala cuna que no aceptaba pañales de tela y el cambio de casa. Allí nos consumió la comodidad…Hasta que hace unos meses probamos los pañales de tela de nuevo y, sorpresa, ¡seguían absorbiendo a la perfección! Así que ahora vivimos en la dualidad: los pañales desechables en la sala cuna (porque si pudiéramos tener a Clemente en la casa sería 100% de tela) y el resto del tiempo los ecopañales: en la casa y fines de semana.

Pañales-ecológicos-desechables
Con los diseños de los pañales hasta hemos armado algunos disfraces. (CC)

Por supuesto que los tiempos han cambiado y también los pañales de tela se han modernizado. Actualmente, es posible encontrarlos en el mercado con la forma del calzón, que permite colocar en su interior uno o más absorbentes, los cuales son de microfibra o de cáñamo. El forro es de una tela completamente impermeable. Además, las fundas tienen diseños de lo más onderos que van desde un estampado rockero, dibujos de animales y hasta Spiderman. Y los broches van adaptando el tamaño del pañal al crecimiento desde que nacen hasta los 2 y medio.

En conclusión: aunque no los usemos todo el tiempo, puedo decir con pleno derecho que los pañales ecológicos reutilizables son la mejor opción y los recomiendo a ojos cerrados!!

Anuncios

One thought on “Pañales desechables y reutilizables: pro y contras de nuestra experiencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s